Desde el punto de vista histórico, el pueblo actual tuvo su fundación en la época medieval, es decir, en la época de Al-Ándalus. En la etapa del reino nazarí de Granada, Arenas era una alquería del distrito o ta'a de Bentomiz, fortaleza que actualmente se encuentra dentro del término municipal de Arenas. Este distrito fue conocido por la riqueza de productos agrícolas como la seda y las uvas-pasa.

En abril de 1487 se produjo la conquista cristiana de toda la comarca de la Axarquía, ocupándose la fortaleza de Bentomiz junto con todos los pueblos de su distrito, incluidos Arenas, Daimalos y Zuheyla, antigua localidad que se encontraba cerca de Bentomiz y que se despobló tras la revuelta morisca.

En el siglo XVI la zona se vio sacudida por la revuelta de la población morisca. Tras la derrota de éstos, la población arenusca fue expulsada casi en su totalidad y fue conducida fundamentalmente a la localidad de Segura de León (Badajoz), repoblándose Arenas con familias que vinieron de otros puntos de la Península, fundamentalmente de dos pueblos de Jaén: Santiago de Calatrava y La Higuera de Calatrava. Todos los detalles de esta repoblación figuran en el Libro de Apeo y Repartimiento de Arenas que se encuentra en el Archivo de la Real Chancillería de Granada. El Ayuntamiento de Arenas cuenta con una copia de este libro.

A partir de este momento se desarrolló la cultura cristiana en el municipio, dedicándose sus habitantes fundamentalmente a las tareas agrícolas, ocupación que marcó la vida de la localidad hasta nuestros días.

Fuente: Wikipedia