INDUSTRIAS ARTESANAS

La incipiente actividad transformadora de las producciones propias de los términos municipales de los lugares de señorío del Partido de Bentomiz, queda reflejada en los Apeos de dichos lugares. Así, nos dicen que existían siete molinos de harina, siete de aceite, cuatro hornos de pan, uno de vidriado y catorce almadrabas para fabricar tejas y ladrillos.

La miel y la cera son productos de explotación, si bien, su distribución estuvo en pocas manos, ya que los veinticuatro colmenares que había se repartieron sólo entre algunos de los doscientos veintinueve vecinos que repoblaron los citados lugares.

En cuanto a la seda no se conoce la existencia de telares en tales lugares, solamente se sabe del aprecio anual de doscientas ochenta y cienco onzas de hojas de morales para criar gusanos de seda. Probablemente, dado el auge de la arriería en el siglo XVI, la seda la llevarían a Málaga para tejerla.

Respecto al hábitat, éste no pasa desapercibido, pues en el reparto a cada repoblador se le adjudica una casa. Para su reparación, conservación e higiene se nos dice en los Apeos el destino que van a recibir las catorce almadrabas y las treinta caleras.